LanzamientosPick UpToyota

Lanzamiento: Toyota Hilux 2021

Más agresiva y robusta, con una clara inspiración en la Tacoma norteamericana.

381Visualizaciónes

La Toyota Hilux es hoy por hoy uno de los productos más importantes del mercado. No sólo lidera desde hace más de una década el segmento de las pick ups medianas, sino que sigue siendo el vehículo de cualquier tipo más vendido del mercado, algo realmente notable considerando que no es de los más accesibles como un hatchback del segmento A o B. Es por eso que toda noticia que esté relacionada a la pick up o a la planta de Zárate donde se produce es seguida con mucha atención por el público. Justamente, una de las novedades más esperadas era su renovación que, tal como estaba previsto, fue presentada hoy en Tailandia, otro de sus mercados más importantes.

Más agresiva y robusta, con una clara inspiración en la Tacoma norteamericana, así podríamos definir al restyling que sería el último antes de su recambio generacional, con modificaciones bastante más profundas que el facelift actual en el que sólo se retocó levemente la parrilla y el paragolpes y que sólo se limitó a algunas versiones. Los cambios están claramente a la vista: la parrilla, de formato trapezoidal, ganó en tamaño y ahora cuenta con un marco –cromado en el caso de las versiones más equipadas- mucho más prominente y que la emparenta con la pick up mediana que la marca comercializa en Estados Unidos.

El otro detalle que impacta en una primera mirada son los faros, que si bien mantienen su forma, por dentro su diseño es completamente distinto y cuentan con un iluminación de Led, tanto para las luces de giro, las DRL de circulación diurna y los proyectores. Además, poseen un contorno cromado que hace resaltar su diseño interno y le otorgan esa mirada más deportiva y sofisticada que la firma nipona buscó darle a su producto estrella en esta actualización. Por último, la tercera modificación importante se observa en el paragolpes, que acompaña el diseño de la parrilla al unirse con la toma de aire central e incorpora una suerte de tomas de aire –aparentemente simuladas- en los extremos, buscando resaltar el ancho del vehículo.

De perfil, los cambios son menos significativos: nuevos espejos retrovisores y nuevo diseño para las llantas de aleación, de 18 pulgadas con terminación diamantada para la tope de gama, o de 17 pulgadas y pintadas en un tono grafito para las intermedias. El rediseño, a diferencia de la serie anterior, se aplica a toda la gama, tanto para versiones intermedias como las más accesibles.

Para aquellas, el diseño de los faros es más simple, con DRL de Led pero con lámparas convencionales y sin proyector para altas y bajas. El marco de la parrilla deja el aplique cromado por uno de color gris metalizado –o negro- y la parrilla y el marco de las tomas de aire de los extremos del paragolpes están pintados en un tono negro mate. En el lateral, tal como señalamos anteriormente, cambia el diseño y el tamaño de las llantas, además de la carcasa de los espejos (cromado en la tope de gama y de color negro en el resto de las versiones).

En la parte trasera, las modificaciones se concentran en el diseño de los faros, que acompañan el estilo del frente: poseen un estilo más tridimensional y las luces de posición siguen el contorno de la óptica, con un formato en forma de doble C. Tanto los stops, como las luces de giro y la de marcha atrás son de Led.

En este punto hay que mencionar a una versión que será comercializada en algunos mercados, pero que aún no sabemos si llegará a Argentina: denominada Revo Rocco o Invincible, se destaca por una apariencia aún más deportiva, con un diseño que busca remarcar los trazos rectos en la parrilla y el paragolpes junto con algunos apliques en color aluminio, pasarruedas y llantas de aleación en color negro y una barra de caja específica, parecida a la de las Ranger, S-10 y Amarok tope de gama. Sobre la base de esta variante podría desarrollarse la tercera edición de la GR-Sport.

Puertas adentro las modificaciones son realmente leves, aunque no menos importantes: la principal novedad es la incorporación de un nuevo sistema multimedia, compatible con Android Auto/Apple CarPlay y con una interfaz que promete ser más rápida y fácil de operar.

Mención aparte para una novedad que la anticipamos y que afortunadamente se confirmó: al menos en las versiones tope de gama, la Hilux incorpora el paquete de asistentes de conducción Toyota Safety Sense, compuesto por el control de velocidad crucero adaptativo, frenado automático de emergencia, alerta de cambio de carril involuntario y asistente de luces automático.

Otras novedades que se confirmaron son las relacionadas a su mecánica: el motor turbodiesel 1GD recibió una actualización en su electrónica y pasó efectivamente de los 177 CV y 420/450 Nm de torque a erogar 204 CV y 500 Nm de par, manteniendo la transmisión manual de 6 velocidades o la caja automática con convertidor de par, también de 6 marchas. Para las versiones de entrada de gama o intermedias, el propulsor turbodiesel 2GD de 2.4 litros conserva los 150 CV y 400 Nm de torque, sólo disponible con caja manual de 6 cambios.

Adicionalmente, para adaptarse a su mayor potencia y ofrecer un mejor confort de marcha, la marca japonesa retocó las suspensiones, con una nueva puesta a punto en muelles y amortiguadores, pero sin descuidar su capacidad off road y durabilidad.

Tras su presentación en Tailandia, donde iniciará su comercialización en las próximas semanas, sólo resta esperar la llegada de esta actualización a nuestro mercado. Si bien la filial local de la marca aún no confirmó una fecha precisa, estimamos que arribaría antes de fin de año, momento en el que el complejo industrial de Zárate ya debería recuperar su ritmo habitual de trabajo luego de la cuarentena.

Deja una respuesta